Skip to content

BLOG

Novedades, ideas y reflexiones varias.

Ingeniería de protección de datos

Lo cierto es que no hay una traducción sencilla al castellano del concepto de Privacy Engineer, por la misma razón que el propio concepto de “privacidad” es un salvaje anglicismo (tachado incluso de barbarismo en círculos académicos) que ha llegado a reemplazar a un tiempo a ambos, “intimidad” (correcta traducción directa de “privacy”) y “protección de datos personales” (en referencia al marco jurídico que nos atañe).

Pero me desvío. Aunque no hay solución más plausible que sin más mantener su rúbrica inglesa, el rol de experto técnico en la gestión de salvaguardas para la protección de datos está en claro auge. Más aún, en la medida en que la minimización de riesgos asociada se aproxima cada vez más al origen o conceptualización de productos y servicios (y ya no tanto a su subsanamiento), este rol se ha vuelto especialmente estratégico y atractivo.

En fin, es muy previsible que se propague rápidamente la incorporación de Privacy Engineers a empresas de todas las industrias y tamaños. Cubrirán un hueco técnico que pocos DPOs o asesores legales externos son capaces de abarcar, podrán dar respuesta ágil a equipos de producto o experiencia de cliente, y facilitarán la selección in situ de tecnologías de base, servicios en nube o fórmulas de monitorización.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin