Skip to content

BLOG

Novedades, ideas y reflexiones varias.

Gestión de riesgos y seguridad jurídica

Es de suponer que haber hecho de la responsabilidad proactiva y la gestión de riesgos el sustento principal del RGPD/GDPR podrá resultar en un menoscabo de la seguridad jurídica.

A pesar de que todo marco normativo está sujeto a su interpretación por jueces y tribunales, los frentes abiertos a este afinado se multiplican exponencialmente a la hora de evaluar singulares e infinitas combinaciones de riesgos asumidos y medidas adoptadas.

Se reduce con ello la posibilidad de encontrar patrones constantes en el tiempo, dejando como único poso de su madurez una especie de sistema autoregulatorio que suma a los riesgos objeto de verdadera protección otros, externos, asociados a la vulnerabilidad de una determinada empresa frente a la capacidad de actuación de autoridades supervisoras y agentes sociales.

El tamaño de una organización, su relevancia social en un determinado momento e incluso su país de origen pueden constituir factores a ponderar. No ya en virtud del mayor nivel de riesgo vinculado a tratar más datos, de carácter más sensible, o afectando a mayor parte de la población (no necesariamente paralelos). Sino meramente en virtud de su nivel de exposición.

En fin, una mera reflexión salvaje. Allí donde la ley deja claro el umbral de cumplimiento, se abre un único frente a la interpretación del lenguaje. Aquí, a pesar de descargar a autoridades supervisoras de un volumen de trabajo inasumible (la mayor parte de las organizaciones españolas recibiría algún tipo de sanción de imponerse una férrea línea roja, por otra parte exigiendo profundos controles de gran complejidad técnica), el principio de la responsabilidad proactiva puede desembocar en un mar de sorpresas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin